La hoja del monte

 

Viajeros por España:

 

Antonio de Lalaing

 

La comitiva, tras atravesar Francia, entra en España por Fuenterrabía en enero de 1502. Desde esta plaza se dirige a Madrid y Toledo pasando por Burgos, Valladolid y Segovia.

Desde Toledo, la comitiva emprende el regreso pasando por Alcalá de Henares, Guadalajara, Sigüenza, Zaragoza, Lérida, Barcelona, y Gerona, y sale de España por Rosas y Perpiñán.

En Burgos, Antonio de Lalaing se separa de la comitiva real para dirigirse, por León y Oviedo, a Santiago de Compostela. Desde esta ciudad viaja hasta Toledo para reunirse con la comitiva real.

En Toledo, una vez más, Lalaing se vuelve a separar para viajar a Granada desde donde sube por la costa del Mediterráneo y vuelve a reencontrarse con la comitiva real en Zaragoza. Desde allí sale de España por La Junquera.

Aunque Antonio de Lalaing dedica buena parte de su descripción a narrar los homenajes recibidos por el archiduque a lo largo de su viaje, también acierta a dar descripciones más o menos detalladas de los principales lugares por los que pasa.

De la misma manera que Münzert, suele comparar los lugares por los que pàsa con otros de Europa central para dar idea de su tamaño.

Se asombra del número de moros y judíos que encuentra en su camino y muestra una fuerte animadversión hacia ellos.

Antonio de Lalaing incluye en el relato de su viaje una semblanza muy elogiosa de los Reyes Católicos resaltando la transformación que ha sufrido el país a lo largo de su reinado.

Dentro de la obra De las cosas memorables de España Libri I-III de Lucio Marineo Sículo, publicado por esta editorial, hay un extracto detallado de este viaje

 

Antonio de Lalaing, señor de Montigny y futuro gobernador de Holanda, formaba parte de la comitiva que acompañó a Felipe el Hermoso en su primer viaje a España.