La hoja del monte

 

Catálogo de publicaciones:

 

Viajar en la España del Quijote. Antonio Laborda

 

En los albores del siglo XVII, y a pesar de las señales de agotamiento que comenzaban a ser notorias, la monarquía hispánica seguía siendo la más poderosa de Europa y se mantenía como centro de la atención de las restantes cortes europeas que, de grado o por fuerza, se veían obligadas a tener en cuenta al rey de España en el concierto internacional.

Era natural, por lo tanto, que junto a los diplomáticos enviados a la corte para ocuparse de los asuntos políticos del momento –y también para recabar cualquier información que pudiese ser útil a sus respectivos monarcas– acudiesen a España todo tipo de personajes en misiones de carácter más o menos oficial con reclamaciones y/o peticiones dirigidas al monarca español sobre los más variados temas como era el caso de la comitiva con la que Bartolomé Joly realizó su viaje.

Además, Lisboa y Sevilla eran aún las ciudades a través de las cuales se realizaba la mayor parte del comercio de Europa con el resto del mundo y en ellas era habitual tanto de comerciantes como de viajeros que, como el estudiante alemán Diego Cuelvis, querían ver con sus propios ojos las maravillosas novedades que llegaban a estos puertos desde los lugares más lejanos del globo.

En este libro se transcribe una Guía de viajeros escrita por autor desconocido en el primer tercio del siglo XVII, añadiéndose a este texto información sobre los textos de Geografía de la época –como las Relaciones Universales de Juan Botero– y las Guías para viajeros publicadas en Europa en el siglo XVII, como la de Alfred Jouvin. También se incluyen extractos de los diarios de los viajes realizados por Diego Cuelvis (1599-1600) y Bartolomé Joly (1602)

Está ilustrado, además con diferentes dibujos basados en los realizados por Antón van Wyngaerde y contiene un Índice topográfico de los lugares citados.

Ver Índice de la obra