La hoja del monte

Catálogo de publicaciones:

Albert Camus. Cien años de honradez desesperada

Para  la generación  española del  “tiempo de silencio”  Camus fue un maestro. La ausencia de resentimiento a la vez que un insobornable deseo de eliminar la pobreza del mundo; la repugnancia por el ansia de posesión de los ricos, tan gigantesca como su miseria intelectual y espiritual; su esteticismo ético no ligado a la posesión económica sino a la sutileza del ánimo que contempla la belleza; su incapacidad para el odio y la convicción de que la magnanimidad es superior a la pusilanimidad; la rebelión ante el sufrimiento de los inocentes que no son culpables, le otorgaron una “auctoritas” que le convirtió en guía de aquellas generaciones huérfanas.

Criticó las utopías laicas y religiosas que siembran el terror. No fue “de aquellos que se callan”; quiso “dar testimonio de estos apestados, para dejar un recuerdo de la injusticia y la violencia que les habían sido inferidas”.

Como afirma de su maestro Grenier, él mismo es uno de esos “seres que justifican el mundo, que ayudan a vivir con su sola presencia”.

camus.jpg

image003